¿De qué país quieres obtener tu licencia? Cerrar
Abrir Índice

Capítulo 5. Factor humano

En Costa Rica, más del 90% de accidentes se deben al factor humano. Para ser un buen conductor, se necesitan dos condiciones fundamentales: saber maniobrar el vehículo, y tener actitud, conciencia y postura adecuadas al conducir.


Posición que debe tener el conductor

Las piernas nunca deben tocar el borde del volante de conducción. Ambas manos deben sostener el volante en posición del reloj a las nueve y 15 horas.

Al dar media vuelta al volante, los codos no deben entrar en contacto con el asiento o las partes del cuerpo. Además, el asiento debe de formar un ángulo de 90°. La espalda debe estar apoyada al respaldo, con los brazos ligeramente doblados.


Espalda y cadera apoyadas para conducir un vehículo de manera segura


Manejo seguro

  • Mantener una distancia adecuada con el vehículo delantero para evitar continuos frenados y eventuales colisiones. Se debe tomar en cuenta que la reacción de frenado del conductor es de 1,5 segundos.
  • Respetar una distancia prudencial con los vehículos estacionados.
  • Para cambios de carril e ingreso paralelo a la calzada, se debe mirar por encima del hombro para medir adecuadamente.
  • Apagar el motor si se va a tardar más de un minuto en marcha mínima sin movimiento.
  • No conducir con los pies sobre el pedal del freno o del embrague.
  • Tan pronto como las condiciones lo permitan, realice el cambio de velocidad más alta, sin rebasar los límites de velocidad.
  • Medir el consumo de combustible (kilómetros por litro) e intentar disminuirlo.
  • Acelerar suavemente.
  • Tener siempre disponible el manual del vehículo, para revisar aspectos como presión adecuada de llantas y el rango de revoluciones por minuto en que el motor consume menos combustible.


Procesos de la conducción

En la conducción intervienen los siguientes procesos:

  • Percepción: Es el contacto que tiene el conductor con el ambiente que le rodea, a través de los sentidos.
  • Intelección: El conductor interpreta los estímulos que percibe según sus conocimientos y experiencias.
  • Volición: Como resultado de los dos puntos anteriores, el conductor reacciona y toma decisiones en su manejo.

El manejo seguro al conducir consiste en una serie de buenos hábitos preventivos mediante los cuales se evitan accidentes de tránsito. Quien maneja a la defensiva puede esperar todo, imaginar todo y suponer todo.


Condiciones de salud

Para manejar un vehículo, el conductor debe tener las condiciones físico-psíquicas adecuadas para hacerlo.


Impedimentos permanentes

Hay impedimentos que permanecen en el tiempo. En su mayoría no significan una prohibición para el manejo, sino una desventaja que debe ser contrarrestada. Sin embargo, si el problema es severo sí representa una prohibición para conducir.

Entre los impedimentos permanentes están las discapacidades (pérdida de algún miembro o sentido) o enfermedades crónicas, como la diabetes, la hipertensión y la epilepsia.

El médico que hace el examen para obtener la licencia de conducir debe detectarlas y determinar cuáles no son un impedimento y cuáles deben ser estudiadas más a fondo.


Condiciones transitorias


Condiciones Físicas

  • Fatiga.
  • Contaminación: Somnolencia, ardor en los ojos, molestias en la garganta, entre otros.
  • Intoxicación: Por consumo de drogas o medicamentos.


El Sueño

La somnolencia afecta la capacidad de conducir, pues aumenta el tiempo de reacción, disminuye la concentración y la toma de decisiones es más lenta. En viajes largos se recomienda descansar 20 minutos cada dos o tres horas.


El Alcohol

El alcohol es incompatible con una conducción segura porque, entre otras razones:

  • Crea una falso estado de euforia y seguridad en uno mismo.
  • Disminuye los reflejos y aumenta el tiempo de reacción.
  • Disminuye la visión y la percepción.
  • Disminuye la capacidad de movimientos.
  • Produce sueño y fatiga.
  • Da una falsa apreciación de distancias y velocidades.


La cantidad de alcohol en la sangre no es igual tras la ingesta de de una misma cantidad de alcohol; varía entre personas e incluso entre el mismo individuo con el tiempo.


Condiciones mentales o emocionales

Son alteraciones de conducta que pueden afectar la capacidad del conductor para manejar con seguridad. Algunas de ellas son:

  • Homeostasis: Fenómeno que pueden sufrir los conductores cuando ven que la tarea que están realizando es inferior a su capacidad mental. Así, tratan de cubrir esa carencia de exigencia mental con acciones que elevan la dificultad de manejo, como aumentar la velocidad.
  • Exhibicionismo: Conductor que trata de demostrar habilidades poco corrientes, como conducir con una mano o escuchar radio a alto volumen.
  • Temeridad: Conductor audaz, atrevido e irresponsable.
  • Negligencia: Conductor descuidado, perezoso, que no revisa el vehículo ni se concentra en la conducción.
  • Cólera-ira: Comportamiento agresivo y peligroso.
  • Distracción: Fijación en la mente de una idea que lo aparta de la conducción, como hablar por teléfono, comer o fumar.
  • Ligereza: Conductor que no distingue variantes en un mismo tramo y conduce siempre igual.
  • Vanidad: Conductor que desprecia a los demás usuarios.
  • Susceptible: Conductor que se molesta con cualquier cosa.


Cuando el conductor se sienta alterado por alguna de estas situaciones se recomienda:

  1. Hacer ejercicio.
  2. Contarle la situación a alguien cercano.
  3. Confiar el manejo del automóvil a otra persona.
  4. Inhalar y exhalar profundamente, hablar consigo mismo o contar hasta 10.


Condiciones formales

  • Tener vigente la licencia de conducir.
  • Que el vehículo tenga derecho de circulación.
  • Revisión vehicular al día.
  • Placas en buen estado.
  • Título de propiedad.


Conducción nocturna

La conducción nocturna depende de tres elementos: Velocidad, Visibilidad e Iluminación.


Velocidad

Debe reducirse a la mitad de la que se usa en el día, y si está lloviendo aún más, dentro del proceso de adaptación. La velocidad debe ajustarse con el alcance del cono de luz y el tiempo que se tarda en recorrer ese espacio.

Visibilidad

En la noche se ve 50% menos de lo que se ve en el día. Para no encandilarse, evite mirar al lado izquierdo cuando venga otro vehículo con luces altas en sentido contrario. Al encandilarse, las personas pierden momentáneamente la visión; el efecto puede tardar algunos segundos, lo que se conoce como tiempo de recuperación. Si usted tiene problemas de visión nocturna, debe abstenerse de conducir.

La iluminación

Las luces altas se usan en carretera abierta, mientras no haya vehículos cerca o de frente. La baja se usa cuando viene otro vehículo de frente, cuando se circula por la ciudad o cuando se sigue a otro vehículo. Las bicimotos, motocicletas y UTV deben mantener las luces encendidas siempre.


Consejos para la conducción nocturna

  • Reduzca la velocidad a la mitad de la usada normalmente en el día.
  • Si va a adelantar a un vehículo de noche, avísele por medio de un cambio rápido de luces.
  • La luz alta o larga debe cambiarse por luz corta 150 metros antes de que un vehículo se cruce con otro en línea recta, o antes de entrar a una curva.
  • Mantenga las luces limpias; deben ser vistas a 250 metros de distancia.
  • Si un auto viene con luces altas, no le reclame poniéndolas usted también. No haga una guerra de luces: manténgalas bajas hasta que pase la situación.
  • Evite orillarse demasiado a la derecha porque puede al espaldón.


Estacionamiento de emergencia

Si se detiene sobre la vía, busque un tramo recto e indique que se va a detener mediante las luces direccionales y luego las de emergencia. Saque el vehículo de la vía. Ponga los triángulos de seguridad, uno adelante, en la línea divisoria de carriles, a 15 metros de su vehículo, y otro detrás, a 90 metros.

Test de la unidad (Premium)