¿De qué país quieres obtener tu licencia? Cerrar
Abrir Índice

Capítulo 8. El conductor y la contaminación ambiental


La contaminación atmosférica consiste en la presencia de partículas contaminantes, cuyas alteraciones físicas y químicas rompen el equilibrio de los componentes naturales del aire.

Las aceleronazos por gusto, el exceso de velocidad, los frenazos innecesarios, los derrames de aceite y las baterías y las llantas tiradas, son algunas prácticas que contaminan el medio ambiente.

Un litro de gasolina consumido produce 2,3 kilos de dióxido de carbono y 40 % de la contaminación de ríos y lagos procede del aceite usado de motor.

La contaminación del aire en las ciudades por el monóxido de carbono es una de las principales preocupaciones, porque se incrementa conforme hay más vehículos.


La contaminación ambiental

  • Se entiende por ambiente al ser humano y el entorno que lo rodea, y por contaminación a las alteraciones y cambios producidos por el impacto del hombre en el equilibrio de la naturaleza.
  • San José sobrepasa los límites de monóxido de carbono (CO), óxido de nitrógeno (NO2) y plomo (Pb). Quienes trabajan en el casco urbano respiran, en lo que respecta a gases tóxicos, el equivalente a dos cajetillas de cigarros. Además, Costa Rica se ubica entre los países con mayor producción de dióxido de carbono per cápita.
  • La contaminación ambiental se agrava con el aumento del número de vehículos con motores de combustión interna, así como con las construcciones sin planificación y las fábricas con procesos químicos peligrosos.


Efectos en el sistema respiratorio que provoca la contaminación de los vehículos


Diferentes tipos de contaminación ambiental


Contaminación sónica

El ruido es muy frecuente en las altas concentraciones de población con denso tráfico automotor, y también en terminales aéreas, de ferrocarriles y en zonas industriales. La contaminación sónica causa fatiga, irritabilidad y tensión arterial.

Contaminación lumínica

Es provocada por el alumbrado público, las pantallas de publicidad y las luces de los vehículos. Produce fatiga visual, reduce la percepción y, en consecuencia, aumenta el riesgo de accidentes de tránsito.

Contaminación calórica

Es producida por el calor que emiten los vehículos a través de los procesos de combustión y escape, y por las quemas y emisiones industriales. Causa fatiga, adormecimiento y deshidratación.

Contaminación electromagnética

En el medio hay campos electromagnéticos por todas partes, imperceptibles para el ojo humano. Provienen de transformadores, líneas de transmisión, microondas, sistemas de comunicación, computadoras y telefonía celular. Sus efectos se asocian con el aumento en los padecimientos de cáncer.


Contaminación del aire

Los principales contaminantes del aire se clasifican en los siguientes.

Primarios

Son los que permanecen en la atmósfera tal y como son lanzados.

  • Dióxido de azufre: Contribuye a formar la lluvia ácida y causa daños a los sistemas respiratorio y cardiovascular.
  • Monóxido de carbono: Causa daños en el sistema nervioso y cardiovascular, hasta provocar incluso la muerte. Es un gas inodoro, insípido e incoloro.
  • Dióxido de carbono: Puede producir bronquitis crónica y alergias.
  • Óxido de nitrógeno: Puede dañar el sistema respiratorio. Contribuyen al deterioro de la capa de ozono y la lluvia ácida.
  • Plomo
  • Hidrocarburos


Secundarios

Se forman cuando contaminantes primarios reaccionan en la atmósfera. Por ejemplo, la lluvia ácida se forma cuando el dióxido de azufre o los óxidos de nitrógeno reaccionan con el agua.


Prevención

Tres son los elementos que deben trabajarse para mejorar el ambiente:

  • Crear una conciencia ecológica.
  • Emitir leyes.
  • Controlar para que se cumpla la normativa vigente.

Tener conciencia ecológica es entender que dependemos de la naturaleza y somos responsables por su estado de conservación.

El control de la emisión de gases de los vehículos es fundamental, porque el transporte automotor constituye el mayor consumidor de carburante de nuestro país, obtenido del petróleo, que es un recurso no renovable.

Los motores en mal estado no queman bien la gasolina y el diésel, lo que produce una nube negra de hollín que ensucia la ropa, intoxica los pulmones y enrojece los ojos.

Las emanaciones malolientes, además de los efectos en la salud, representan un mayor gasto de combustible. La solución es mantener el vehículo afinado, con anillos en buen estado, y conducir en la marcha correcta.


Vehículo amigable con el ambiente

El ciclo vital de un automóvil, desde su producción hasta su desecho, es contaminante por sí mismo. Por ellos debemos optimizar su uso y reducir su impacto en el ambiente.

En el mercado de vehículos existe una novedosa oferta de modelos amigables con el ambiente, los cuales usan combustibles alternativos, como electricidad, luz solar, hidrógeno, gas y aceite vegetal. La Ley de Tránsito excluye a los vehículos amigables con el ambiente de la restricción vehicular.


La normativa vigente

  • La Ley de Tránsito define como contaminantes ambientales a aquellos gases, partículas o ruidos producidos por un vehículo automotor que es excedan los niveles admisibles.
  • La Ley de Tránsito obliga a todos los habitantes a conservar la limpieza y la seguridad de las vías públicas y sus alrededores. Todo propietario debe limpiar residuos, maleza, escombros u otros objetos que están en una vía pública próxima a su propiedad.
  • Se prohíbe arrojar, en cualquier vía pública, botellas, clavos, tachuelas, alambres, recipientes, papeles, cigarrillos y cualquier otro objeto que ponga en peligro la seguridad vial o altere el uso u ornato de esta.
  • En cuanto al humo, la normativa vigente establece los límites permitidos y los sanciones que caben para los vehículos que incumplen esos límites.
  • La revisión técnica mide el ruido de las muflas y del freno de motor, para saber si cumplen con los valores establecidos por las autoridades.
  • La ley establece que los nuevos automóviles deben estar provistos de dispositivos que disminuyan la contaminación. Está prohibido desarmar el sistema de control de emisiones con la finalidad de que no funcione.


Control de gases contaminantes

Los motores tienen varios dispositivos para un mejor rendimiento del combustible y para disminuir la polución. Unos conforman un sistemas de recirculación de gases; otros, como los sensores y las válvulas, mejoran la marcha del auto; y el catalizador, que transforma los gases.

El catalizador captura gases tóxicos. Ubicado a la salida del motor en la tubería de escape, tiene la función de convertir los gases contaminantes del motor en menos contaminantes.


El factor lambda

En los centros de inspección vehicular, el porcentaje de factor lambda se utiliza como parámetro en la medición de contaminantes.

El factor lambda establece una mezcla ideal de aire y combustible (14,7 gramos de aire por cada gramo de combustible). Si la composición de la mezcla es la ideal, favorecerá el funcionamiento del catalizador.

La sonda lambda analiza el gas resultante de la combustión, antes de que pase por el catalizador. Se encarga de medir si la inyección del combustible y del aire están dentro del parámetro ideal: si la mezcla tiene exceso de aire, es pobre, y si tiene exceso de combustible, es rica. Ninguno de estos estados es bueno: lo ideal es un punto medio entre la mezcla pobre y la rica.


Sistema de control de emisiones

Este sistema se encarga de mantener las emisiones de gases en el nivel mínimo permitido, o bien, eliminarlos para hacer el motor amigable con el ambiente. Entre los dispositivos del motor que controlan las emisiones de gases, se tienen:

  • El regulador de presión de combustible.
  • La válvula de regulación de gases de escape.
  • El depósito de carbón activado.
  • La válvula de paso.
  • El catalizador, o convertidor catalítico.

Eliminar o alterar algunas de las conexiones afecta el funcionamiento del motor (más consumo de combustible y más contaminación). Por ello, el conductor eficiente revisa:

  1. La sincronización del motor, afinándolo.
  2. El sistema de alimentación de combustible y aire, cambiando filtros.
  3. El funcionamiento del sistema de enfriamiento: termostato, faja de abanico, tapón, mangueras y fugas del radiador.
  4. El sistema de control de emisiones, empezando por el estado de la mufla (el tubo de escape y el silenciador no deben estar rotos ni tapados).


Control del vehículo a través de sensores que realizan ajustes durante la marcha


Elementos a recordar

  • Mantener el vehículo en buen estado disminuye la contaminación y le ahorra dinero. Mantener el motor bien regulado ahorra hasta 9%. Esto se logra con filtros limpios, bujías nuevas y utilizando menos el aire acondicionado.
  • El control de la emisión de gases de los vehículos es fundamental, porque el transporte automotor constituye el mayor consumidor de carburante de nuestro país, obtenido del petróleo, que es un recurso no renovable.
  • El aceite recoge todo tipo de sustancias tóxicas en el motor. Tirarlo a la basura es igual que verterlo en una alcantarilla. Un solo litro de aceite usado puede crear una mancha de una hectárea, contaminar el agua subterránea y el suministro de agua potable.
  • Las emanaciones de asbesto, plomo, dióxido de carbono, dióxido de azufre, óxidos de nitrógeno y otros venenos contenidos en los frenos, baterías y los carburantes causan problemas en los ojos, la piel, las vías respiratorias y en el sistema circulatorio. Esas emanaciones afectan la nariz, la boca, la garganta, la tráquea, los bronquios, los pulmones, el diafragma, los músculos, el cerebro y pueden provocar alteraciones de conducta.
  • No despilfarre, recicle: 80% de la basura es papel y trapos, 6% vidrio, 6% alimentos y 8% plásticos. También el aceite negro se puede reciclar.

Test de la unidad (Premium)